Cómo limpiar las juntas de los azulejos

Nada daña más la imagen del brillo de sus baldosas como una lechada descolorida o de mal aspecto. La lechada es utilizada para dejar un espacio entre las baldosas y ayuda a que las baldosas se pegen  en la pared o en el suelo fijandola de una forma resistente.

Desafortunadamente cuando la lechada requiere ser removida puede representar un dolor de cabeza,  ya que tiene una mala  reputación para realizar este trabajo. Es posible que sólo tenga que hacer frente a una ligera decoloración antiestética o a una acumulación de lechada que prácticamente se desborde entre las baldosas.  Por suerte, tenemos algunos consejos y sugerencias que ayudarán a mantener limpia la lechada de sus baldosas. A continuación le ofrecemos una serie de consejos para realizar este trabajo.

 

Cómo limpiar las juntas de los azulejos

 

¿Qué se necesita para limpiar las juntas de los azulejos?

  • Un trapo, una esponja, un cepillo o un paño
  • Un cepillo de dientes viejo
  • Un cepillo de cerdas duras
  • Escoba o trapeador seco
  • Una solución o producto de limpieza de marca, o una solución casera de vinagre, bicarbonato de sodio y agua limpia
  • Un par de guantes

 

Cómo limpiar la junta

 

Elija el producto de limpieza que se utilizará

Seleccione su producto de limpieza. Hay una gran variedad en el mercado para elegir. Puede seleccionar un producto comprado en una tienda especializada o crear su propio producto utilizando los artículos domésticos de uso diario.

Es ideal probar un poco del producto en una pequeña área de lechada para ver si se adapta a las necesidades. Una lechada muy dura a veces requiere un producto más fuerte o un poco de trabajo duro con una mezcla de paciencia, es importante tener en cuenta que el producto seleccionado tenga propiedades que impidan el crecimiento del moho.

 

Comienza la tarea de limpieza

Como primer paso, hay que agregarle agua caliente del cabezal de la ducha directo a los azulejos, luego pase un trapo seco sobre los azulejos. Esto prepara los azulejos y baldosas para la remoción de la lechada y cualquier barrera superficial que se encuentre entre usted y el trabajo, aplique el producto sobre la superficie de las baldosas y déjela en remojo por un mínimo de 30 minutos.

Hay que tener en cuenta que si esta utilizando un producto comercial, asegúrese de leer bien las instrucciones para ver la cantidad de producto que se aplicará a la superficie y el tiempo en remojo. Es necesario saber que depende de la característica de la junta es posible que necesite mas producto, pero se puede ir añadiendo a medida de que avanza en la actividad.

Comenzar a fregar

Una vez que esté satisfecho de que la lechada  para azulejos y baldosas ha estado con el producto de limpieza el tiempo suficiente, utilice un cepillo de cerdas duras para frotar bien las juntas. Algunas lechadas se aflojan más fácilmente que otras. También puede usar su cepillo de dientes o bastoncillos de algodón para llegar con menos dificultad.

Si la lechada no se desprende fácilmente, siga repasando los azulejos y baldosas con el cepillo. Puede ser necesario aplicar más solución y dejar que se remoje una vez más, aflojando así la lechada aún más. La lechada altamente persistente se puede retirar con un martillo y un cincel, aunque tendrá que tener cuidado de no dañar sus azulejos y baldosas. El uso de cinta adhesiva para cubrir los bordes de las baldosas ayuda a minimizar el impacto.

Una vez que esté satisfecho de que sus azulejos y baldosas se ven saludables y limpios, enjuague el piso y la pared cuidadosamente con agua tibia y limpie los azulejos y baldosas con una mopa, un paño o un trapo hasta que se vean como nuevos y secos. Si no puede conseguir que su lechada luzca limpia, podría valer la pena quitarla y luego volver a aplicar la lechada en el área. A continuación, le ofrecemos una de las técnicas para eliminar la lechada de las juntas.

Limpiar las junta de los azulejos

 

Cómo retirar la lechada de la junta de los azulejos

Una manera muy eficaz de limpiar la lechada vieja y descolorida es rasparla. Los raspadores de lechada y las sierras son útiles para limpiar la acumulación de lechada, ya que permiten la precisión en la extracción. Las sierras de lechada se pueden utilizar para crear incisiones entre las baldosas y el raspador hace el trabajo de extraer la lechada acumulada allí. Sólo tiene que cavar el raspador y arrastrarlo a lo largo de la lechada.

Se pueden utilizar cinceles y martillos en lugar de sierras y raspadores, pero estos últimos son preferibles porque el proceso es más fácil y preciso, lo que le permite eliminar la lechada vieja sin mucho esfuerzo. Para los azulejos más grandes, las herramientas eléctricas pueden ser necesarias, pero funcionan de la misma manera. Simplemente le permiten hacer más impacto rápidamente. Los trabajos más pequeños funcionan bien cuando se abordan con herramientas manuales que le permiten precisión y control total.

 

Manténgase a salvo en el proceso de eliminación

La lechada es una sustancia invasiva y también muy dura. Cuando se retira, tiende a volar restos de la misma en todas las direcciones. Asegúrese de que sus ojos y boca estén cubiertos con gafas protectoras y máscaras contra el polvo. También es oportuno cubrir los electrodomésticos, las instalaciones y los accesorios que puedan resultar dañados durante el proceso de extracción de la lechada.

Las baldosas también pueden dañarse en un impacto accidental con un raspador o una sierra. El uso de cinta adhesiva para cubrir los bordes de los azulejos y baldosas asegura que no se rayen accidentalmente en el proceso.

 

Asegúrese de que todos los restos hayan desaparecido

No importa cuán efectivamente se raspe, pueden quedar pequeños restos de lechada. Una manera fácil de hacerlo es usar un martillo y un cincel para eliminar la lechada persistente que se niega a ser raspada. Recuerde que la persistencia es la clave. Alguna lechada es un poco implacable, pero siempre hay una manera de sacudirla y perderla.

Puede ser difícil limpiar o retirar los restos de las juntas, pero una vez que vea el resultado final, estará satisfecho de haberse tomado el tiempo necesario. Su ducha puede ser completamente rejuvenecida y las áreas de azulejos y baldosas parecen casi nuevas una vez más. Esperamos que haya sido útil nuestro artículo de cómo limpiar las juntas de los azulejos. Siéntase libre de pasar sus propios consejos útiles para asegurar que la lechada en su baño se mantenga en buenas condiciones!

Summary
Review Date
Reviewed Item
Guía práctica para limpiar las juntas de los azulejos
Author Rating
51star1star1star1star1star

Deja un comentario